Defectos que todo músico de iglesia debe corregir

Defectos que todo músico de iglesia debe corregir

Sin duda la parte de nuestros servicios que denominamos alabanza y adoración tiene un especial significado y relevancia en cada momento de reunión como iglesia, por algunos vista como ministerio, por otros como una parte del liderazgo, o una herramienta para preparar el ambiente o quizás un elemento protocolario dentro del culto, en todo caso  la música es  la herramienta que usamos para desarrollar una parte, de lo que es la alabanza y la adoración. Por eso es necesario reflexionar sobre los defectos que todo músico de iglesia debe corregir.

Usualmente el periodo devocional (Espacio previo a la predicación), toma entre la mitad y dos terceras partes del servicio, por lo cual es importante observar algunas cosas que la biblia enseña respecto a ésta parte de nuestro culto a Dios y a quienes tomamos participación allí. Al hablar de la música, la alabanza y la adoración se hace casi imperdonable no considerar al que quizás sea el músico más famoso y relevante de la escritura, David, y es precisamente de él que tomaremos ejemplo para mencionar algunos de los defectos que todo músico de iglesia debe corregir.

1S 16:18 Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jehová está con él. (RV1960)

Vamos a dividir en partes este texto y resaltar las virtudes encontradas en la vida de David para así señalar y corregir los defectos que pudieran presentarse en nosotros como participantes de la música, la alabanza y la adoración.

Defecto 1 – Menospreciar la excelencia musical.

“Que sabe tocar”

Que realicemos un trabajo o una tarea para Dios y para su iglesia no significa que podamos realizarla de cualquier manera, es necesario que busquemos que la música dentro de la iglesia sea la más excelente, no como una plataforma o escenario para nuestro talento, sino como la más agradable ofrenda para Dios. En David se observó que sabía tocar y que lo hacía bien, no se recomendaría cualquier músico para interpretar delante del rey de Israel. El Señor es el Rey de Reyes y merece que todo lo hagamos de la mejor manera.

Defecto 2 – Ignorar que la música hace parte de la guerra espiritual

es valiente y vigoroso y hombre de guerra

Cada servicio se debe desarrollar una batalla entre todas las cargas, el ruido de este mundo, el estrés, el cansancio, la distracción y la comunión con Dios. El tiempo de alabanza y adoración permite que la congregación pueda desarrollar esa batalla que le permitirá preparar su corazón para recibir por completo la bendición. El tiempo de alabanza y la adoración no es entretenimiento ni tampoco un pequeño concierto, es un espacio donde se desarrolla una batalla.

Defecto 3 – Ignorar  el impacto del testimonio sobre mi efecto como músico del altar

“Prudente en sus palabras”

Se reconoció en David un detalle de su conducta, su prudencia al hablar. Si somos muy buenos cantantes o músicos, nuestra conducta y testimonio debe ser de intachable y de integridad delante de la iglesia en la cual pretendemos hacer sentir la presencia del Dios que desciende y se manifiesta en medio de la alabanza y la adoración. Cuando la conducta del músico está en entredicho, muchos de los hermanos participantes dentro de la congregación pueden estar indispuestos para participar del culto a Dios. Todo cristiano es responsable de llevar una vida y conducta adecuada, pero deben tener mucho más cuidado aquellos que se ven envueltos en la ministración a otros. Mi testimonio debe ser más excelente y más brillante que mi talento.

Defecto 4 – Descuidar La presentación personal.

y hermoso

La participación del altar es un privilegio muy grande y una responsabilidad, por tal razón al tomar parte de la misma debemos procurar que nuestra imagen personal sea la más adecuada. Nos estamos presentando para cantar y adorar al Dios de toda la tierra, el Santo, la persona más importante de la historia, y delante de su pueblo santo, su pueblo elegido, su iglesia, por eso no debemos descuidar nuestros atuendos a la hora de estar delante de Dios. Se hace muy relevante no dejarse guiar por lo que dicte la moda del momento y tener siempre presente que no se canta o toca un instrumento para las revistas de farándula o para los shows de espectáculo de la televisión.

Defecto 5 – (Y el que más se debe corregir) Ignorar la necesidad de la unción y la presencia de Dios sobre nuestra vida

Jehová está con él

 Lo que más marca la diferencia entre la música comercial y la música dentro de la iglesia es que la que interpretamos dentro de la iglesia tiene un impacto espiritual, trasciende los sentidos, va más allá de lo artístico, del virtuosismo y el talento, necesita más que ritmo, letras y notas bien ejecutadas, ¡Se necesita la unción del Espíritu Santo!, cada interpretación de la música dentro de la iglesia necesita dejar en evidencia que el Señor está con nosotros en esa ministración, nuestra participación en el los altares o plataformas de la iglesia debe demostrar que no estamos allí solo por la destreza de nuestras manos, la agudeza de nuestro oído o la afinación de nuestra voz, sino porque tenemos el sello de la presencia de Dios. Necesitamos que Dios esté con nosotros.

Algunos otros defectos:

Aquí mencionaremos algunas actitudes que se pueden presentar y convertirse en grandes defectos por corregir dentro de los músicos de las iglesias.

  • Abandonar el servicio durante la predicación: Los músicos también son parte de la iglesia, necesitan y deben recibir la palabra al igual que todos los hermanos a los que acaban de ministrar.
  • Copiar al cantante cristiano del momento: Es bueno admirar lo que Dios hace con otros, pero nunca es bueno copiar, y menos trasladar lo que se ve en los videos de un cantante favorito a la congregación, la falta de originalidad y de inspiración se nota y es muy desagradable encontrarse en la iglesia con el imitador de otro cantante en particular.
  • Hacer un uso excesivo de lo espontaneo: Algunos momentos se prestan para abandonar la “rigidez” de una composición ya hecha, sin embargo cuando esos momentos se convierten en la regla puede llegar a generar un conflicto a la hora de guiar de manera correcta la adoración, es bueno considerar en especial a las personas nuevas dentro de nuestra congregación que pueden resultar bastante confundidas mientras intentan seguir la letra de una alabanza y de repente se enfrentan a un “canto espontaneo” por parte de quien está dirigiendo la alabanza y la adoración.
  • Introducir demasiada música nueva: La mayor parte de los que asisten a la congregación no pasan el mismo tiempo que el músico escuchando nuevas alabanzas, es importante darle tiempo a la iglesia para aprender lo que interpreta y así poder meditar en lo que canta. No resulta positivo renovar la colección de alabanzas cada servicio.
  • Ignorar que no es un artista: el músico cristiano de la iglesia es un servidor dentro del templo y el culto a Dios, es importante mantener el corazón humilde, permanecer en comunión y comunicación con los hermanos, e involucrarse en otras tareas menos públicas, visibles y llamativas.  Y como dice la escritura no tener más alto concepto de sí que el que corresponde a un pensamiento con cordura.

Les dejamos la infografía de éste artículo para que los buenas músicos de las iglesias lo tengan en cuenta. Saludos.

Infografía - Defectos que todo músico debe corregir en la iglesia

Juan David Palacios Machado

“Creo que hay una manifestación del carácter de Dios preparada para cada momento y área de nuestra vida, debemos descubrirlas y debemos conocerlas”. Sirve con la música y la enseñanza dentro de la iglesia.

Share

Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *