FIRMES SOBRE LA ROCA

FIRMES SOBRE LA ROCA

 

Salmos 40:2  Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.

 

Esperar la ayuda de Dios no es fácil, sin embargo David recibió cuatro beneficios por hacerlo:

 

1 Dios lo sacó de la desesperación

2 colocó sus pies sobre peña

3 enderezó sus pasos

4 puso un cántico nuevo de alabanza en su boca

 

A menudo las bendiciones no pueden recibirse a menos que pasemos por la prueba de la espera.

 

En este salmo una celebración de la liberación de Dios es seguida por la profesión de la devoción a su servicio. Luego sigue la petición de alivio de los peligros inminentes, que envuelve la derrota de enemigos y el regocijo de amigos compasivos. Pablo cita los versículos 6  Sacrificio y ofrenda no te agrada; Has abierto mis oídos; Holocausto y expiación no has demandado y 8 El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón, como palabras de Cristo, quien se ofrecía como sacrificio mejor.

 

Algunos estudiosos de la biblia opinan que Pablo acomodó las palabras de David para expresar los sentimientos de Cristo. Pero el valor de la cita así sería destruido, pues no tendría fuerza alguna en su argumento, a menos que los lectores de Pablo la entendiesen en el sentido original del pasaje del Antiguo Testamento. Otros opinan que el salmo describe los sentimientos de David en el dolor y en el gozo; pero que el lenguaje citado por Pablo, en el sentido por él dado, no podía aplicarse a David en ningunas de sus relaciones, pues como tipo, el lenguaje no se adapta para describir evento o condición alguno de la carrera de David, y como un individuo que representara a los piadosos en general, ni él ni ellos podrían con propiedad usar dicho lenguaje. El Salmo debe ser entendido pues, como también, como expresión del sentir de la naturaleza humana de Cristo.

 

LA VIDA ES UN CICLO DE PROBLEMAS Y SOLUCIONES; DE “SUBIDAS Y BAJADAS”.
EL 95% DE TODOS LOS ADULTOS EN UNA ENCUESTA ADMITEN HABER TENIDO TIEMPOS OCASIONALES DE DEPRESIÓN; EL OTRO 5% ESTABAN DEMASIADO DEPRIMIDOS PARA RESPONDER A LA ENCUESTA.

El desaliento, la depresión, una pérdida personal, un sentido de falta de esperanza, –son la experiencia universal de la humanidad. El Salmo 40 describe un momento tal en la vida del rey David –un tiempo que él comparaba con “estar en el pozo”. Si usted está en esa situación quizá hoy pueda responder a la pregunta:

 

“¿Qué hacer estando allí, en el pozo?”

ESPERE CON PACIENCIA POR LA LIBERACIÓN (Salmos 40:1,5).

 

David descubrió la manera de moverse del lodo (Salmos 40:2) a la limpieza de una nueva canción (Salmos 40:3)

 

1) Resistiendo a la tentación de quejarse, amargarse, darse por vencido o enojarse.

2) David clamó a Dios, esperó Su respuesta, y cuando llegó, le dio a Dios la gloria.

3) Los pensamientos de Dios vinieron a su mente (Salmos 40:5). Posiblemente recordó las maravillas y hechos de Dios realizados en el pasado. HACER ESTO EN TIEMPOS DE PRUEBA

ES UN EXCELENTE REMEDIO CONTRA LA ENFERMEDAD DE LA QUEJA (Salmos 77:10,12).

 

No importa lo que pueda traer la vida, usted puede encontrar en Dios un recurso de fuerza para levantarse sobre sus circunstancias, en vez de sumirse debajo de ellas (1 Samuel 30:6).

Estando en el pozo no queda otra cosa que mirar hacia arriba.

 

USTED NO PUDO EVITAR CAER ALLÍ; LO QUE PUEDE EVITAR ES SENTIRSE MEZQUINO. ES UNA CUESTIÓN DE ACTITUD.

 

José estuvo literalmente en el pozo (Génesis 37:18,28; Génesis 39:20,21).

 

Sus hermanos movidos por la envidia lo rechazaron, quisieron matarlo, pero al final lo metieron en un pozo. Pasó por el lugar una caravana de mercaderes y lo vendieron como esclavo. Más adelante, en los primeros versículos del cap. 39 vemos a José “en la subida” cuando llega a ser mayordomo de potifar; dios estaba con él…pero luego vino otra vez “la bajada” cuando la esposa lo acusa falsamente de violación, y José va a dar a la cárcel. El no pudo evitar las circunstancias cambiantes, pero mantuvo su actitud de confianza. Quizá pensó: “algo debe haber detrás de todo esto, no creo que esté sufriendo de gracia”. El resistió a la tentación de quejarse, amargarse, darse por vencido. Él se mantuvo íntegro porque quería agradar a dios.

 

Al final, llegó a ser la mano derecha del faraón

 

Preséntese a Dios como “ofrenda viva” (salmos 40:6,10).

Las palabras de los versos 6 al 8 trascienden al momento que vive David, e inspirado por el espíritu santo hace una referencia profética a “Jesús el cordero de dios que quita el pecado del mundo”. Su muerte en la cruz fue un sacrificio perfecto y no hay nada más que podamos añadir.

 

Los sacrificios que valen hoy para el creyente son los sacrificios espirituales:

1) La entrega de nuestro cuerpo y mente a Dios (Romanos 12:1-2).

2) Alabanza y confesión de Jesús como Salvador y Señor. (Hechos 13:15)

3) Hacer el bien y la ayuda mutua (Hechos 13:16).

 

Lo que Dios pide es obediencia a su voluntad.

1) David se agradó de hacer la voluntad de Dios y guardar su Palabra (Salmos 40:8).

2) La Palabra convierte el alma (Salmos 19:7).

CAMBIA LA MANERA DE PENSAR, DE VER LOS PROBLEMAS, TRANSFORMA LOS SENTIMIENTOS (PAZ POR TEMOR, GOZO POR LLANTO, GRATITUD POR QUEJA, FORTALEZA POR DEBILIDAD).

 

NO QUITE LA VISTA DE JESÚS ANTE UN PROBLEMA (Salmos 40:11,12).

David nuevamente tiene un problema. Está mirando sus circunstancias y no puede levantar la vista.

Cuando apartamos la vista de Jesús comenzamos a hundirnos

(Mateo 14:28,31).

 

HUNDIRSE EN EL MAR (EN EL POZO), ES DUDAR, NO TENER FE. APARTAR LA VISTA DE JESÚS ES MIRAR EL LODO, LAS CIRCUNSTANCIAS. Por tanto, mire a Jesús con los ojos de la fe (Hechos 12:2). CUANDO LAS OLAS (DIFICULTADES, PROBLEMAS…) GOLPEAN NUESTRA BARCA DEBEMOS VER A JESÚS.

Frente a la maldad de los hombres David pidió a Dios que Él tome cuenta (Salmos 40:14,15). La venganza es del Señor (Romanos 12:19).

 

Conclusión

De la oscuridad de sus circunstancias David proclama un testimonio brillante de la liberación y gracia de Dios: “Aunque afligido yo y necesitado; Jehová pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes” (Salmos 40:17).

Si usted está en el pozo de las circunstancias adversas mire hacia arriba donde está Dios. RECUERDE, CUANDO UNO CAE EN EL POZO NO QUEDA OTRA QUE MIRAR HACIA ARRIBA.

CLAME A DIOS, RESISTA CON PACIENCIA, ACUÉRDESE DE LA FIDELIDAD DE DIOS EN EL PASADO,

GUARDE LA PALABRA EN SU CORAZÓN,

NO MIRE LA CIRCUNSTANCIAS, MIRE SU AMOR.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *