Iglesia


Movimiento Misionero Mundial

El Movimiento Misionero Mundial es lo que su nombre sugiere:

Un MOVIMIENTO. El movimiento es un efecto. La gran causa de este movimiento es la acción del Espíritu Santo con sus dones y frutos operados a través de hombres y mujeres, con una clara y amplia visión de la necesidad de las almas perdidas, con un reconocido espíritu de fe y de sacrificio, y un testimonio limpio; que invitando al Gran Misionero, nuestro Señor Jesucristo, sitúan en segundo plano todo interés material, personal, religioso, denominacional, para concederle el primer lugar y la prioridad al supremo interés del cumplimiento de la gran comisión y de la evangelización del mundo.


Es MISIONERO. Su objetivo es la promoción y la extensión de la obra misionera, la evangelización y la salvación de las almas.


Es MUNDIAL. Su visión y acción es en todo el mundo, “hasta lo último de la tierra”.


En su base, el Movimiento Misionero Mundial reconoce y adopta para todas sus actividades, los principios bíblicos de amor fraternal, unidad espiritual, compañerismo, respeto mutuo, cooperación, comunión, confraternidad e igualdad con todo el Pueblo de Dios.

Sus oficinas principales radican en Puerto Rico. La Junta Oficial de esta institución está compuesta por: El Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero y Vocales. Además la obra consta de Supervisores Misioneros, Supervisores Nacionales y Representantes de la Misión, los cuales nombra la Junta Oficial. Como organización, la Junta de Oficiales es el cuerpo que vela y rige los principios, objetivos y metas de la obra. Las congregaciones domésticas y obras misioneras en los distintos países, levantadas, sostenidas y organizadas directamente bajo los auspicios del Movimiento Misionero Mundial, estarán bajo la directa responsabilidad de esta organización.

Sus fundadores, el Rev. Luis M. Ortiz, junto a los obreros que Dios fue uniendo entendieron la visión que Dios les impartió. La Visión: el Mundo para Cristo. Nació esta obra con un plan de trabajo de: Invadir diferentes países latinos, celebrar campañas evangelísticas y fundar iglesias, celebrar cursillos bíblicos intensivos para adiestrar obreros nacionales, y establecer nuevas obras.

De esa forma, inicialmente esta obra fue “por los caminos de América” y Dios no tardó en cumplir Su promesa. En poco tiempo la obra entró en prácticamente todos los países de América Latina. Pero la visión declaró que el plan de Dios era más amplio. Por lo que la obra se fue extendiendo a Europa y luego a todo el mundo. La visión profética se ha ido cumpliendo, casi 50 años de su fundación, el Movimiento Misionero Mundial está trabajando en todos los continentes, en más de 60 países, con más de 6,000 congregaciones y un cuerpo ministerial sobre los 8,000 obreros… “por los caminos de América y alrededor del mundo”.