Lo que importa, es lo que Dios piensa de ti

Lo que importa, es lo que Dios piensa de ti

Ante las distintas situaciones que se presentan en la vida (enfermedades, desempleo, soledad, etc.), podemos sacar nuestras propias conclusiones,  cuestionar las circunstancias y trasmitir nuestra perspectiva de los sinsabores que nos rodean. Pero es importante reflexionar, si en medio de cada juicio de valor que hemos tenido que afrontar, nos hemos preguntado ¿Y Dios que opina? .

La misión del cristiano es creer y trasmitir la verdad del evangelio revelada a través de la escritura Bíblica. El cristiano no debe asumir o predicar lo que le parece, sino obedecer le mensaje que Dios nos da.1 Es por eso que el apóstol Pablo manifestó que su mensaje no fue con palabras persuasivas de sabiduría, a su juicio todas las cosas le resultaron como basura ante la excelencia del conocimiento de Cristo.  Por lo cual es admirable que Dios haya decidido enloquecer la sabiduría de los sabios, para revelarse a quienes con corazón humilde están dispuestos a buscar y recibir las enseñanzas y conceptos que según la lógica Divina son mejor para el hombre. (Mt. 11:25 y Mt. 13:11) .

Procura que tus criterios se ajusten a los criterios de Dios, no pretendas moldear a Dios a tu parecer, voluntad o contexto, “No seas sabio en tu propia opinión” (Pr. 3:7); Dios es el mismo ayer, hoy y por siempre lo será, por tanto su palabra también continuará siendo la misma, además la Palabra de Dios enseña que “si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo” (1Co. 8:2).

Dios no dice algo hoy, sin pensar en el mañana, y aunque es triste ver que cada día son más los que le dan la espalda a su Palabra, para centrarse en filosofías huecas, no debemos olvidar que Dios siempre tiene y ha tenido su remanente, un pueblo que le ama de verdad, que no solo cree en Él, sino que también está de acuerdo con Él. Dios esta buscando personas que se interesen en inquirir e indagar sus pensamientos, por eso nos ha provisto de su Santo Espíritu, para revelar a todo aquel que se disponga, los misterios escondidos desde antes de la fundación del mundo.

No importa lo que los demás opinen de tu situación actual, pregúntale a Dios lo que él piensa de ti, y confía en su veredicto. “Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos” (Salmos 32:8).

La gran verdad que inunda a los que le aman es que Dios es el que tiene la última palabra, y aunque las circunstancias sean adversas lo que finalmente importa es que Dios siempre tiene la razón, ya que él conoce todas las cosas y puede asegurarnos que sus pensamientos para con nosotros son de bien y no de mal, aunque es posible que las cosas no siempre sean como pensamos, si confiamos en su perspectiva de las cosas no seremos defraudados. Si ya sabes lo que Dios piensa de ti, ¿Vas a cambiar tu forma de pensar de ti mismo?

Katherin Cardoso

Abogada. Disfruta leer, escribir y la buena música. “Dedico gran parte de la vida que Dios me ha dado a su servicio, ya que encuentro gran alegría en evangelizar, enseñar a niños la palabra de Dios, o simplemente colaborar en lo que sea necesario para que la obra de Dios avance”

Fuente: http://www.mascercadelcielo.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *